Resumen de la 4ª sesión del nuevo curso en Navalcarnero

La cuarta sesión del taller que hacemos con Solidarios para el desarrollo ha sido probablemente la única que ha parecido tener un destino escrito en su contra. Prevista para el 24 de noviembre, se vio eclipsada por el mundial de fútbol de Qatar y la escasa asistencia nos hizo decidir aplazarla. Al ser festivo el segundo jueves del siguiente mes (8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción) la aplazamos al tercero, 15 de diciembre, y sólo entonces pudimos llevarla a cabo con un grupo que, pese a no haber partidos de fútbol a la misma hora, era bastante escaso.

Contra viento y marea, pudimos finalmente empezar la sesión y esa vez no queríamos seguir con el concepto estoico de la filosofía como ejercicio. Nuestra idea era poner bases para cualquier futuro diálogo y para la reflexión en general aclarando qué es un concepto, qué una definición y, sobre todo, distinguiendo entre pensamiento instrumental y pensamiento crítico.
La instrumental es aquella dimensión del pensamiento que se ocupa de descubrir o inventar cómo lograr un determinado fin, mientras que la crítica cuestiona los propios fines y no sólo los posibles medios. Por tanto, pueden entrar en conflicto, ya que la razón instrumental puede preguntarse si es más rentable: 1) contratar a un colaborador o trabajador explicándole la verdad del proyecto en el que uno quiere que trabaje o, por el contrario, es mejor 2) hacerle promesas grandiosas pero difíciles de cumplir o 3) recurrir al engaño puro y duro o incluso 4) esclavizarle y no ofrecerle más que su supervivencia a cambio. La razón crítica no preguntará qué es más rentable, sino que se hará preguntas como «¿Son todas las opciones justas?» y, probablemente, «¿Es el objetivo de la rentabilidad económica tan importante como la libertad y dignidad de quien podría ser esclavizado?» o «¿Es tan importante como la comunicación veraz, que no sería posible en caso de engaño o de promesas poco realistas?».

En relación con esto, hablamos también de las preguntas filosóficas. La filosofía, a diferencia de las disciplinas científicas y técnicas, se apoya más en el pensamiento crítico y menos en el instrumental, no tiende tanto a la especialización. Por ello, se pregunta más por el qué y el porqué y menos por el cómo; se dice a veces que la filosofía es un saber radical, ya que sus preguntas van a la raíz de lo que somos. Pedimos preguntas que pudieran ser filosóficas y estuvimos viendo cuáles sí, cuáles no y por qué y, cuando quisimos darnos cuenta, se nos había acabado el tiempo, por lo que no pudimos hablar de conceptos y definiciones.

Se había acabado la cuarta sesión y se había acabado el taller, ya que nuestra disponibilidad se ha reducido y no hemos llegado a tener un núcleo estable de asistentes. En cualquier caso, esperamos haberles aportado algo valioso y que les siga dando que pensar por mucho tiempo.
Gracias también a quienes hayáis leído esto por vuestro interés. Nos veremos o leeremos en otros proyectos, quizá el curso que viene. Nos despedimos deseando e invitándoos a ser personas felices y virtuosas, ¡no siempre es fácil, pero vale la pena!


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s