¿Qué?

Las Filotopías son lugares filosóficos en los que se desarrollan pedagogías de la esperanza. Estas son un conjunto de actividades didácticas basadas en el afecto de la confianza y diseñadas para grupos de distintas edades y contextos. Están animadas por el espíritu de la filosofía de la liberación americana, la fenomenología del otro de Emmanuel Lévinas y la teoría crítica europea, y toman la mayoría de recursos metodológicos de propuestas como las de la filosofía aplicada, la filosofía para niños y la filosofía lúdica.

Para su desarrollo, partimos de una comprensión dialéctica del sujeto. La neurología ha demostrado que nuestras mentes están encarnadas y que nuestros sentimientos y nuestros procesos de razonamiento no están tan separados como creíamos, pero esto no quiere decir que sean lo mismo. Podemos tener un control razonable de nuestras emociones sin necesidad de reprimirlas, y por eso las trabajamos de manera integral y simultánea a la razón, a través de la reflexión, la creatividad y los cuidados. Estas son las tres dimensiones que Matthew Lipman distingue en la inteligencia y, como él, nosotras también pensamos que son tres focos sobre los que debemos dirigir nuestra atención para constituir una sociedad verdaderamente democrática que esté basada en la inteligencia colectiva.

Adoptamos la comunidad de investigación que este propone como modelo de formación grupal, sin que esto suponga la primacía absoluta del método inductivo. Una comunidad de investigación es un punto de encuentro en el que el conocimiento emerge del diálogo entre iguales. En este sentido, nuestra propuesta pretende mantener la autoridad del docente o facilitador en tanto que sujeto de saber, el cual tiene la capacidad de marcar límites racionales y de guiar a los participantes del proceso dialógico hacia la elaboración de sus propias respuestas. Estos límites son indispensables para la generación de autonomía y posibilitan la emergencia de las habilidades de pensamiento que son necesarias para asumir al otro en tanto que tal otro. Sobre todo cuando somos pequeños, necesitamos interferencias entre nuestro deseo y su realización para que emerja el espacio subjetivo necesario para la reflexión, la autocrítica y visión desinteresada. En la medida de lo posible (en función de la edad) estos límites tienen que producirse y asumirse de manera voluntaria y comprensiva, por lo que la reflexión sobre normas es una actividad fundamental en nuestros grupos de trabajo.

Además, creemos que es necesario trabajar desde la corporalidad y por eso en nuestras sesiones ponemos mucho énfasis en las habilidades de la percepción, el pensamiento sensorial y la expresión, creación y reflexión física, por lo que incluimos actividades relacionadas con las artes dramáticas, plásticas y literarias. Especialmente con el teatro del oprimido desarrollado por el brasileño Augusto Boal y su integración en el trabajo grupal entendido desde la concepción del grupo operativo de Pichón Riviere, al que nos hemos aproximado a partir del trabajo que se desarrolla en la Metodología ProCC del Centro Marie Langer.

 Por último, cabe señalar que nuestras propuestas parten del presente pero beben del pasado y miran hacia el futuro. La utopía y los sueños tienen un lugar privilegiado en nuestro trabajo, por eso muchos de nuestros contenidos parten de los que hasta ahora se han producido y con nuestras actividades queremos despertar una actividad creativa que lleve a la creación de otros nuevos. Si bien, para no perdernos en lo abstracto creemos que es fundamental que estas actividades se acompañen de un proceso de evaluación y metacognición que nos ayuden a conocer de manera autónoma a lo largo de toda la vida y que perfeccionen los procesos por los cuales nos aproximamos al mundo.

Como dijo Ágnes Heller en un viejo libro en el que reivindicaba una filosofía radical nosotr@s creemos que “La auténtica y verdadera actividad de la filosofía es construir un mundo” . Nuestras pedagogías, que pueden ser también las tuyas, parten de la confianza en los otros y quieren desarrollarse con y por los otros. Tratan de que emerja un mundo nuevo, real y posible.